martes, 23 de julio de 2013

CARTA DE DESPEDIDA DE NUESTRO HERMANO MAYOR DON PABLO BORRALLO



A todos los hermanos y devotos del Santísimo Cristo de la Misericordia en el Santo Entierro (Cortegana)

Queridos hermanos:

Tras cumplir recientemente casi cuatro años desde que pusimos en marcha el proyecto de recuperación de una de las tradiciones más longevas, arcaicas y preclaras de la Semana Santa de Cortegana, el Santo Entierro, es momento de hacer balance de lo conseguido hasta ahora por todas las personas involucradas en el mismo. El trabajo callado y constante de dichas personas han conseguido convertir un viejo anhelo en toda una realidad que se va consolidando poco a poco pero con paso firme y decidido. Es posible que fuera el Santísimo Cristo de la Misericordia quien se valiera de mí – y no yo de él- como primer hermano mayor para devolverle a Cortegana la bella tradición de rendirle culto a Jesús en el Santo Sepulcro. Han sido años de duro trabajo, ilusión y sacrificios, en los que nuestros deseos se han ido convirtiendo en realidades: la ejecución de la talla del Señor, la compra del paso procesional, el embellecimiento del Altar de las Ánimas, el incremento de ajuares de la imagen, la adquisición paulatina de enseres o la sobriedad rigurosa y la solemnidad de los cultos, metas éstas que se han ido alcanzando desde la humildad y el compromiso cristiano, algo que nos ha movido desde el principio para contribuir con nuestro trabajo a evangelizar a esta sociedad corteganesa por momentos necesitada de unción cristiana.

La enorme implicación de todos y cada uno de los miembros de la junta de gobierno, han dado durante todo este tiempo un espaldarazo absoluto a todas las decisiones que como hermano mayor he venido tomando de aquí para atrás, con lo que la lealtad y el apoyo recibido me llena de orgullo, satisfaciendo a la par, las buenas intenciones e inquietudes que siempre me han movido en pos del Santísimo Cristo de la Misericordia y consiguientemente de nuestra Parroquia de Cortegana, donde, como un niño pequeño, estamos tratando de guiar y educar a esta congregación, para consolidar las bases de su futuro como un activo importante dentro de la feligresía.

Sin embargo, cuestiones, esencial y sustancialmente, laborales me llevan a la determinación de renunciar a ocupar el puesto de hermano mayor que he venido desempeñando hasta ahora, algo que hago en favor de otra persona de la hermanad, D. Carlos Bermejo Martins, cuya ilusión, juventud y compromiso cristiano aseguran, sin ningún género de dudas, el futuro de esta congregación. Tras meditarlo mucho entiendo que es conveniente por el bien de la hermandad, que el hermano mayor de la misma pueda estar más tiempo en Cortegana. Afortunadamente y gracias a Dios, la ocupación profesional que desempeño me impide ir a Cortegana todo cuanto quisiera, por lo que el tiempo que puedo dedicarle a la hermandad es poco, con los consiguientes contratiempos que ello significa. De otro lado, motivos de índole personal me ocupan el poco tiempo que el laboral me permite, por los que son muchas las veces en las que me veo en la difícil situación de no poder cumplir con los compromisos que como hermano mayor tengo adquiridos. Con esto quiero haceros partícipes de mi decisión, al tiempo que os indico que la misma no lleva aparejada mi marcha de la hermandad, todo lo contrario, pues me quedo en la misma con la misma fuerza que hasta ahora, pero siendo uno más de la propia junta, poniendo con mi experiencia cada granito de arena que pueda para mayor honor y gloria de Dios, tratando por todos los medios de mantener viva esta ilusión que nos mantiene unidos en este proyecto, al que ahora se sumarán personas jóvenes de Cortegana quienes con los bríos frescos que trae la juventud, tratarán de darle un nuevo impulso a nuestra congregación , en aras de irla consolidando año a año.

La renuncia que os expreso - insisto por motivos laborales - ya ha sido recibida y aceptada por el resto de componentes de la Junta de Gobierno de nuestra corporación, así como trasladada a la autoridad eclesiástica de nuestra parroquia.

Finalmente, agradezco de corazón todo el esfuerzo, el trabajo, la dedicación y el amor a nuestra congregación y al Santísimo Cristo de la Misericordia demostrado por una junta de gobierno de la que dejo de ser cabeza principal, pero a la que me honro seguir perteneciendo, pidiendo a Dios que ilumine con su luz el buen hacer de nuestro nuevo hermano mayor, D. Carlos Bermejo Martins, para que como nuevo responsable de los designios de la misma, trabaje amparado siempre por el infinito Amor de Dios que es el fin último que nos mueve a todos como buenos cristianos

Por Cristo siempre

Pablo Borrallo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.